Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Presidente: Prof. Dr. Adolfo V. Zavala | Fundada en 1993

Prevención y Tratamiento del Pie Diabético

Prof. Dr. Adolfo V Zavala.

El pie diabético es una de las complicaciones crónicas de la diabetes, que la padecen el 25 % de los diabéticos. La misma, no es reconocida por el equipo de salud, por los prestadores y por los pacientes.

Se puede padecer el mismo y no tener conciencia de su presencia, por la falta de sensibilidad. Por ello se consulta tarde, habiendo progresado las lesiones y en muchas ocasiones poco puede realizarse.

Es de destacar que las alteraciones del pie no se producen de un día para otro. Resaltamos siempre la frase “Roma no se hace un día”.

Prevención del pie diabético.

Debe examinarse a todos los diabéticos tipo 2, al descubrirse la enfermedad y a los diabéticos tipo 1 luego de 10 años de evolución. Hacer el examen para ver cómo está la circulación, los filetes nerviosos y las alteraciones del apoyo del pie, así como la piel y las faneras.

Si se encuentran alteraciones, indicar medidas protectoras y correctoras del pie para que no se ocasionen úlceras.

Tienen riesgo de desarrollar úlceras, cuando hay algunos de estos elementos (aunque sean asintomáticos): alteración de la circulación, afectación de los filetes nerviosos, deformaciones del pie, antecedentes de úlceras y de amputación.

Los pacientes que tengan riesgo de desarrollar úlceras del pie, deben ser vistos por el equipo médico cada tres meses, aunque no tengan lesiones.

Los enfermos deben recibir una cartilla de cuidado de los pies, aprenderla y apli-carla, siendo fundamental que se miren los pies diariamente y ante cualquier cambio en la piel ò el pie, ponerse en reposo y consultar al equipo médico.

Tratamiento del pie diabético.

Cuando se produce algún cambio en la piel ò el pie, debe hacerse un tratamiento integral, para que no se produzcan úlceras, que no se infecten, no se necrosen y lleven a una amputación y hasta la muerte.

El tratamiento que se realice puede controlar la úlcera, la infección ó la necrosis, pero por ahora no curamos la patología de base. Por ello, el que ha tenido una úlcera ó una amputación debe ser controlado por el equipo de pie cada 3 meses.

Valoración para indicar el tratamiento.

Ante toda lesión del pie, hay que aplicar la regla nemotécnica: VIA.

V: vascular, como está la circulación, derivando a cirugía vascular cuando hay una isquemia crítica. En otros casos, mejorar la circulación con antioxidantes, vaso activos y dejar de fumar.

I: infección. Hay que ver si la úlcera está infectada y si hay afectación profunda, especialmente del hueso. Debe consultarse a un infectó logo en caso de úlceras que amenacen la pierna ò la vida.

A: apoyo. Hay que ver si hay alteración de la estructura del pie, con hiperapoyo. Hay que proteger la zona enferma y descargarla, recordando el dicho: “ponga cualquier cosa en la úlcera de un diabético menos el peso del cuerpo.

Elementos de tratamiento.

El tratamiento debe ser integral, controlando adecuadamente la diabetes, el estado de nutrición, otras comorbilidades y los factores de riesgo de las enfermedades vasculares.

Para el manejo de la úlcera, recordar la regla nemotécnica: TIBoL:

T: tejido. Debe ser vital, granulante. Para mejorarlo esta la limpieza, el debridamiento y diverso tipo de productos según la úlcera presente.

I: infección. Debe controlarse la misma, con las medidas anteriores, el uso de antisépticos locales y si es necesario antibióticos por vía  oral ò parenteral. Recordar que los antibióticos no curan las úlceras, ni las previenen. No toda úlcera está infectada. Además la recidiva de una úlcera no es indicación de antibióticos y autoprescribirse por los enfermos. El abuso de los antibióticos es la causa más común de la resistencia a los mismos.

Bo: borde. No tiene que estar rojo, húmedo, elevado, despegado. Mejorar con el debridamiento y cremas.

L: líquido. Las curas son húmedas y cerradas. Según la cantidad de líquido hay que indicar apósitos que absorban los exudados ò hidratar la herida.

Consulta ò derivación.

En general una úlcera debe ir curando en 14 días, siendo luego de esa fecha una herida cronificada, que habría que evaluar que sucede. Una herida es crónica cuando no ha curado luego de 10 semanas.

Hay que consultar ò derivar en úlceras crónicas que no curan ò progresan, cuando hay necrosis, con incremento de la misma, dolor de reposo, fiebre, escalofríos, descompensación del enfermo, hiperglucemia.

Evitar la recidiva.

Los diabéticos que han tenido una úlcera ò amputación del pie, tienen el 50 a 70 % de posibilidades de repetir las lesiones ò que se afecte el otro pie. Además tiene un gran riesgo de morbimortalidad, especialmente por enfermedades cardiovasculares.

Por ello, tratar adecuadamente a los pacientes, controlar los factores de riesgo cardiovasculares y proteger el pie para evitar que se ulceren. Insistimos en que loa enfermos deben ir al equipo de salud cada tres meses.

Muy importante para evitar la repetición de las lesiones, el uso de medias y de zapatos adecuados, privilegiando el pie y no la estética.

Recordamos, se puede y se deben evitar las amputaciones, para ello:

  • control adecuado de la diabetes y de los factores de riesgo cardiovascular.
  • examinar los pies en salud.
  • Conocer cuidados pies y mirarse los mismos diariamente.
  • Consultar ante el mínimo cambio.
  • Evaluación integral del pie.
  • Tratamiento integral.
  • Consultar en úlceras crónicas.
  • Evitar recidiva.

Es mejor prevenir que curar, concurra a ver su riesgo de desarrollar úlcera.

Pida turno al 4805-7651.

 

ver Prevenga las Amputaciones


FUEDIN | Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición