Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Presidente: Prof. Dr. Adolfo V. Zavala | Fundada en 1993

ACtualizacions para profesionales con clave

+info - [2011-05-09]

Actualización mes mayo 2011

OBESIDAD Y FACTORES DE RIESGO CARDIOMETABOLICOS: EL ARMA CARGADA.Fujioka, K  Medscape.com 6 de Julio 2010.            Con la carga genética, el medio ambiente que favorezca la obesidad desencadena la diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles.            Para entender la relación de la obesidad con la diabetes debe valorarse la acumulación de grasa especialmente a nivel visceral. Esta es la principal, la que se acumula alrededor del intestino delgado y las vísceras, como el hígado. La grasa central se asocia con la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico.            Al haber más aporte de ácidos grasos al hígado, hay resistencia a la insulina, hasta que un momento la insulina no puede metabolizar toda la glucosa, y comienza una mayor producción epa-tica de glucosa.  Además se ocasiona la dislipemia con incremento de los triglicéridos y caída del colesterol de HDL. Se eleva también la presión arterial, y se establece la asociación de factores de riesgo que conforman el síndrome metabólico.            Lo importantes para mejorar el riesgo de diabetes y otros factores de riesgo, es perder grasa visceral. Se ha visto que perdiendo grasa subcutánea no mejora el síndrome metabólico.            Una pérdida del 5  al 10 % del peso con ejercicio y dieta, mejora los factores de riesgo y previene la aparición de diabetes. Con la pérdida de peso, se observa un incremento del colesterol de HDL y disminución de los triglicéridos.            Una asociación frecuente de ver en los obesos es la depresión. Se encontró que el riesgo a la misma aparece cuando el IMC supera a 30. Los bajos ingresos y la falta de actividad física inore-menta el riesgo de depresión.Obesidad y su efecto sobre función pulmonar.            La obesidad tiene muchos efectos negativos sobre el sistema respiratorio. La obesidad produce una carga al pulmón, afectando el volumen, la función de los músculos respiratorios, el trabajo de respirar y el control ventilatorio. La alteración más conocida es la apnea del sueño y los síndromes de hipoventilación. Hay más problemas entre ello aumento prevalencia del asma.            Se vio que por cada kilo de peso ganado había una perdida de 26 ml de la capacidad vital y 23 ml del volumen espiratorio forzado en 1 segundo.            El estado inflamatorio puede explicar la mayor prevalencia de asma. En obesos aumenta 1 1.6 a 2.7 veces más.            La apnea del sueño es más frecuente en obesos de 6,1 % en hombres y 3.1 % en mujeres.Obesidad y riesgo de cáncer.            Hay una relación muy estrecha entre la obesidad y el cáncer. Por un lado la dieta alta en calorías en grasas y en alimentos procesados con ingredientes cancerigenos. El ejercicio se ha probado que disminuye la incidencia de cáncer, el cuál es disminuído en muchos obesos. Otro ele-mento que puede aumentar el cáncer en los obesos es la inflamación. También favorece el cáncer los cambios hormonales.            El aumento de peso aumento el riesgo de varios cánceres. Los pacientes a quienes se les diagnóstica el cáncer, deberían considerar la pérdida de peso para la sobrevida.Resumen.            La obesidad es un estado crónico de infamación, por factores hormonales e inflamatorios que se liberan de las células adiposas.            La inflamación favorece la artritis y el asma, y la apnea del sueño.            La enfermedad más relacionada con la ganancia de peso es la diabetes y los factores de riesgo cardiometabólicos. Con sólo una disminución del 5 a 10 % del peso se pueden mejorar estos problemas.            Otras enfermedades relacionadas con la obesidad que se piensa menos es la depresión y el cáncer.

            Es importante resaltar que la disminución de peso mejora estos problemas. NOTAS SOBRE EL TRATAMIENTO DE LA DIABETES TIPO 2.Medscape.com.
-          La base del tratamiento de la diabetes tipo2 es el plan de alimentación y actividad física, con la metformina.-          Llegar a la dosis efectiva de la metfomina lo más pronto posible, según tolerancia.-          Llegar  a la dosis máxima de metformina en 1 a 2 meses, de 860 a 100 mg dos veces por día.-          Una opción es comenzar con 500 mg de metformina por día, durante 1 a 2 semana, luego 500 mg dos veces por día, una a dos semanas y llegar a 1000 mg dos veces por día, si es tolerada.-          Para la mayoría de los diabéticos tipo 2, si la hemoglobina A1 c supera a 7 %, debe pensarse en añadir una segunda droga.-          Debe alcanzarse rápidamente niveles de hemoglobina glicosilada menores de 7 % en la mayoría de los pacientes.-          De acuerdo a los estudios ACCORD, ADVANCE y VADT en gerentes con muchos factores de riesgo, no querer bajar más la hemoglobina glicosilada del 7 %.-          Controles más estrictos en jóvenes, sin comorbilidades.-          La droga para agregar cuando falla, el estilo de vida más la metformina, es discutida según las diversas asociaciones. La elección depende de la seguridad, el costo y la eficacia.-          Una de los opciones más tradicionales, considerada la primara opción para la ADA, es el agregado de sulfanilureas ó insulina.-          La opción 2 pueden ser glitazonas ó agonistas del GLP-1 ó inhibidores de l DPP4.-          El pioglitazone es efectivo, pero hay que tener cuidado con la insuficiencia cardíaca.-          Las incretinas son efectivos, con grandes beneficios, pero hay que controlar los efectos colaterales. Los agonistas del GLP son caros.-          Otras drogas disponibles, no consideradas en las opciones son: inhibidor de la alfa glico-sidasa (no tan efectivas, efectos colaterales gastrointestinales), glinidas (necesitan dosis múltiples), análogos amilinas (inyectable), inhibidores de DPP.4 (menos efecto antidiabéti-co).-          La insulina es efectiva, produciendo ganancia de peso e hipoglucemias. Se la prefiere si la Hb A1 c es superior a 8.5 % y hay síntomas de hiperglucemia.-          Las sulfanilureas son de bajo costo, hay genéricos, con un mecanismo complementario a la metformina. Produce hipoglucemia y ganancia de peso. Es una opción cuando la Hb A1 c es menor de 8 %, debiendo discontinuarse cuando se agregue la insulina.-          No se recomienda la rosiglitazona.-          Si hay riesgo de hipoglucemia es recomendable el pioglitazone y los agonistas del GLP1.-          Si se desea la pérdida de peso y la Hb A1c es menor de 8 % se prefiere los agonistas del GLP-1.-          El Liraglutide puede ser una segunda opción en vez de sulfanilureas, especialmente si la hipoglucemia es un problema. Como monoterapia es superior a la glimepirida, especial-mente en los intolerantes a la metformina. -          Liraglutide puede darse una vez por día, con una pérdida de peso de 2 a 3 kilos. Además se observó una disminución de la presión arterial sistólica.-          El liraglutide debe comenzarse con 0.6 mg por día, durante una semana, aumentar si es necesario 0.6 mg por semana, a 1.2 ó 1.8 mg por día, viendo la dosis necesaria según la eficacia y la tolerabilidad.-          Se plantea la liraglutida, con una altranativa de segunda línea en vez de las sulfanilureas si la Hb A1 C es menor de 8 %. Puede ser en combinación con la metformina, ó como mono-trapia si el paciente es intolerante a la metformina.
 

 

Fecha de Publicación: 2011-05-09 07:58:02

ver todos los artículos de la categoría

 


FUEDIN | Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición