Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Presidente: Prof. Dr. Adolfo V. Zavala | Fundada en 1993

CIRUGIA BARIATRICA METABOLICA, MAS QUE UNA MODA.

+info - [2011-11-04]

Plantea ventajas y desventajas de la misma.

CIRUGIA BARIATRICA METABOLICA, MAS QUE UNA MODA.R. Mikler y C. Guevara. La obesidad, en particu­lar la mórbida, incluye componentes médicos, físicos, socioeconómi­cos y psicosociales. Hoy es una epidemia que afecta a más de 1,7 bi­llones de personas a nivel mundial. En paí­ses como Chile su incidencia se ha duplica­do en los últimos siete años, donde el 67% de la población total la padece      La evolución de la cirugía bariátrica co­menzó siendo producto de observacio­nes hechas accidentalmente en los años 50 después de procedimientos quirúrgicos oncológicos o de la resección del estómago en enfermedad péptica o malignidad, téc­nicas que se han ido modificando para re­ducir las complicaciones renales y hepáti­cas, la incidencia de úlceras marginales y el dumping, y obtener mejores resultados.  Desde 1991 hasta el 2001, la cirugía bariá­trica entró en un período de aceptación, que creció con la aproximación laparos­cópica, el apoyo farmacéutico y la adop­ción en la mayoría de los hospitales docen­tes, además de los centros privados donde ya se realizaba. En la actualidad existen principalmente ocho procedimientos usa­dos en cirugía bariátrica: banda gástrica, gastrectomía en manga, gastroplastia con banda, bypass gástrico, bypass gástrico con Roux Y distal, bypass gástrico con banda, derivación biliopancreática y derivación biliopancreática con switch duodenal. Colombia es el segundo país de América Latina que más cirugía bariátrica realiza, ­después de Brasil. Relación entre la cirugía bariátrica y la metabólica La importancia en la epidemiología de la obesidad radica en su elevada frecuencia, así como en ser una alteración metabóli­ca crónica inflamatoria y hormonal, que provoca otros trastor-nos, como los enu­merados en la tabla:-          Resistencia a la insulina Intolerancia a los carbohidratos Diabetes mellitus -          Dislipidemias -          Enfermedades cardiovasculares cardiopatía isquémica cardiomiopatía dilatada ateroesclerosis -          Hipertensión arterial sistémica enfermedad vascular cerebral -          Neoplasias vesical y prostática -          Síndrome de obesidad hipoventilación Síndrome de apnea obstructiva del sueño Osteoartropatía -          Esteatohepatitis no alcohólica . Estas enfermedades asociadas representan por sí misma una suma de factores que incrementan la morbimortalidad en el paciente mórbido.La mejoría de enfermedades metabóli­cas después de cirugías gastrointestina­les se ha descrito desde hace medio siglo. Debido a que los pacientes sometidos a ci­rugía bariátrica presentan hipoglucemia, cambios sobre la resistencia de la insulina y ciertas alteraciones metabólicas a largo plazo, se inició una línea de investigación para el manejo quirúrgico de las enferme­dades metabólicas, y hoy se habla de la ci­rugía metabólica como una derivación de la bariátrica. Cirugía bariátrica en adolescentes obesos mórbidos.El criterio inicial para la cirugía bariátrica era tener, como mínimo, el doble del peso ideal para las edades comprendidas entre 21 y 50 años. El consenso de 1991 determi­nó un índice de masa corporal (IMC) de 35 kg/m2, con comorbilidades como el lími­te inferior. A medida que la efectividad y la seguridad de estas cirugías se han ido perfeccionando, los límites artificiales se han modificado.               La obesidad en niños y adolescentes no se mide y clasifica con el IMC como en el adulto, sino con las tablas de percentil. Las guías indican la cirugía por encima de los 16 años de edad, pero como hay tantos pacientes en este grupo refractarios a las in­tervenciones en el estilo de vida, y el nú­mero de fármacos reductores es reducido, se están realizando estudios para buscar brindarles una alternativa terapéutica, al­gunos de los cuales se han presentado en los últimos congresos. Aunque existen di­lemas éticos al respecto, actualmente se realizan cirugías en pacientes con IMC de 30 kg/m2 y edades tan extremas como 11-­79 años. Manejo integral del paciente con obesidad mórbida Lo que se busca con este tipo de cirugía no es solo la pérdida de peso, sino también la mejo-ría en las actividades sociales, labora­les y sexuales. Sin embargo, para que se den los resultados esperados a largo plazo, el paciente debe someterse y seguir un pro­grama de actividad física guiado por un es­pecialista, modular la dieta para bajar de peso (uso de alimentos moduladores, vita­minas, minerales) y recibir soporte psico­lógico. Se considera exitosa la cirugía si en un período de dos a cinco años el paciente logra bajar el 50% del exceso de peso y mantenerlo en ese periodo. El manejo de estos pacientes es multi­disciplinario, involucra no solo al ciruja­no bariátrico sino también a psicología, psiquiatría, medicina interna, endocri­nología, anestesiología, cuidado intensi­vo y cirugía plástica; por ello, constituye un capítulo aparte de la medicina. Antes los anestesiólogos, y hasta las unidades de cuidado intensivo, atendían uno o dos pa­cientes con obesidad mórbida al mes; aho­ra, de 30 a 50 casos, por lo que todos hemos aprendido. La farmacodinamia y distribu­ción de los fármacos es diferente, puesto que hay mayor cantidad de tejido graso. En la actualidad hay medicamentos especial­mente diseñados para el paciente con obe­sidad mórbida durante la cirugía, que no se utilizan en ningún otro procedimiento ni en neurocirugía, ni en cirugía cardiovas­cular ni en ortopedia, por ejemplo. La mayoría de los enfermos solicitan la realización de la cirugía bariátrica, porque vieron los resultados en otro paciente ope­rado. Saben que a medida que pierden pe­so pierden tonicidad en los tejidos, y la pri­mera pregunta que nos hacen es: ¿cuándo me podré quitar la piel que me sobra? Por ello, se les debe advertir que después de un tiempo la cirugía plástica del contorno corporal puede ser una alternativa. Problema de Salud Pública.La obesidad es una enfermedad catastró­fica, crónica e incurable. Aunque en Amé­rica Latina no hay los mismos hábitos ali­menticios que pueden existir en Estados Unidos, la obesidad y la obesidad mórbida en pacientes de más temprana edad es ca­da vez mayor. El genotipo latinoame-rica­no es más parecido al asiático que al nor­teamericano; sin embargo, todos los días se incremen-tan las situaciones que llevan a obesidad, todo tiende a la automatización, comemos más y mal, nos movemos menos, en especial los niños. Por esta razón, las políticas de salud pública deben dirigirse primero a modificar los hábitos de los ni­ños, ya que ellos serán los obesos del ma­ñana; es más fácil cambiar los hábitos de un niño que los de un individuo de 40 años con exceso de peso, para el que la única so­lución es la cirugía bariátrica. Como estra­tegias, hay que promover una ley antiobe­sidad, que los alimentos estén etiquetados, que se incluya el número de calorías, con­trolar el hábito ali-mentario en las guarde­rías y los planteles educativos. Equipamiento y tecnologías para el manejo del paciente La tecnología se ha adaptado a los pacien­tes. En cirugía, la posición más emplea­da es la de Trendelenburg invertida, por lo que se requieren camas y mesas quirúrgi­cas que soporten 500 kilos y esta posición. Los tensiómetros y las máquinas de anes­tesia deben ser especialmente diseñados, lo mismo que el instrumental quirúrgico. Los equipos para laparoscopia han evolu­cionado en forma notable, hoy los hay con ópticas de alta fidelidad y alta definición, lo que facilita la realización de estos proce­dimientos. Se han desarrollado grúas mecánicas para la movilización del paciente con obe­sidad mórbida de la silla de ruedas a la ca­ma, por ejemplo, lo que reduce signifi­cativamente las lesiones lumbares en los cuidadores (enfermería y familiares) y evi­ta caídas severas durante los cambios de posición de los hospitalizados. Sin embar­go, se busca que los pacientes se movilicen y deambulen con rapidez, para evitar la producción de trombosis venosa profunda y la tromboembolia pulmonar. Las imágenes médicas desempeñan un papel esencial en el diagnóstico de altera­ciones en estos pacientes y durante los pro­cedimientos quirúrgicos, por lo que algu­nos fabricantes han desarrollado equipos cuyos haces alcanzan una mayor profun­didad. Cómo asegurar la calidad del servicio A medida que aumenta la cantidad de ci­rugías realizadas se incrementa el núme­ro de complicaciones asociadas a ellas. De allí surgió la necesidad de estandarizar y automonitorizar la cirugía bariátrica. En el 2004 nació la Surgical Review Corporation; un año más tarde, el Colegio Americano de Cirujanos y la Sociedad Americana de Ci­rugía Bariátrica y Metabólica designaron la certificación de centros de excelencia, al igual que en Europa laEuropeanAccredita­tion Corporation.  Algunas instituciones se están prepa­rando para traer pacientes internaciona­les, y poniendo más en boga. En cuanto al entre­namiento quirúrgico, inicialmente no exis­tían sitios donde realizar el entrenamiento formal en cirugía bariátrica, por lo que los primeros cirujanos aprendieron la técnica yendo a otros países, a ver cómo operaban otros. Belachew y Cardiere, en Bélgica, ini­ciaron el uso de banda ajustable por medio de laparoscopia. En el 2003, todas las técni­cas bariátricas habían sido reportadas por vía laparoscópica, incluso las reoperacio­nes. En la actualidad, la laparoscopia bariá­trica es el patrón de oro. Sin embargo, téc­nicamente es más difícil. Colocar un bypass con laparoscopia se ha clasificado en 9 en la escala de 1 a 10 en complejidad quirúrgica, por lo que poco a poco se han implementa­do programas de entrenamiento. En algunos países, para la práctica se exige formar parte de un equipo de trata­miento médico-quirúrgico dedicado al ma­nejo integral de la obesidad mórbida, y ha­ber realizado un entrenamiento en cirugía bariátrica en un centro calificado, nacional o extranjero. Uno de los objetivos de la aso­ciación es el de organizar los entrenamien­tos y apoyar a los profesionales interesados en aprender las diferentes técnicas. Es de destacar que ha cambiado la forma de ver al paciente con obesidad mórbida por parte del cuerpo médico y paramédico. Hasta hace muy pocos años la obesidad era un estigma, y resultaba muy difícil para el paciente solicitar atención médica; hoy se ha establecido que la obesidad mórbida es una enfermedad. La investigación metabólica en Latinoa­mérica se ha desarrollado ampliamente. El primer paciente que se operó en el mundo, buscando manejar la diabetes, fue en Mé­xico, y a partir de eso en Brasil y Chile co­menzaron a aplicarse protocolos. Hoy con­tamos con miles de pacientes operados en busca del manejo de una enfermedad me­tabólica, diabetes, dislipidemias, etc. La reglamentación en Estados Unidos y Euro­pa no permite la realización de estos pro­cedimientos de manera experimental, mientras que en nuestros países sí.

___________________________

 

Fecha de Publicación: 2011-10-29 06:21:05

ver todos los artículos de la categoría

 


FUEDIN | Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición