Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Presidente: Prof. Dr. Adolfo V. Zavala | Fundada en 1993

Hipertensiòn y Nutrieconomia

+info - [2013-03-07]

Consejos de detecciòn y prevenciòn.

DIABETES E HIPERTENSION.Dr. Guillermo Burlando.            Una dieta adecuada y actividad física regular son los pilares fundamentales para que las personas con diagnóstico de diabetes e hipertensión puedan tener una excelente calidad de vida.            Más del 70 % de los diabéticos tienen hipertensión, muchas veces asintomática. Por ello hay que buscarla y controlarla adecuadamente.            La hipertensión es mucho más frecuente en los diabéticos que en la población gene-ral. En estos la cifra de presión para decir que hay hipertensión es 140/90. En los diabéticos es de 130 y 80 mm Hg.            Predisponen a la hipertensión los antecedentes familiares, la edad, el sobrepeso y la obesidad, el tabaquismo, el alcohol y el estrés. Se trata de factores que se complementan junto con la dislipemia conjunto de patologías caracterizados por alteracio­nes en la con-centración de lípidos sanguíneos en niveles que involucran un riesgo paro lo salud. Com­prenden concentraciones anormales de colesterol total (CT), colesterol de alta densidad (C-HDL), coles­terol de baja densidad (C-LDL) o triglicéridos (TG). Los dislipidemias consti-tuyen un factor de riesgo mayor y modificable de enfermedad cardiovascular, en espe­cial coronaria, y muchos veces viven unidos.Cómo se llega al diagnóstico de la hipertensión?A toda persona con diabetes se le debe seguir el cur­so de su presión arterial en la consulto médico. Es in­concebible que ese valor no se conozca. Además, el paciente se puede someter al monitoreo ambulatorio de lo presión arterial, que consiste en la coloca-ción de un aparato en el brazo que la persono llevará du­rante 24 horas. Así se registra la presión arterial cada 15, 20 o 30 minutos durante el día o lo noche, según se programe, y de esa manera es posible conocer los variaciones que se pueden presentar en la presión arte-rial. Se puede decir que tiene hipertensión el pa­ciente que llevo un 30% de sus lecturas con valores mayores de 130 y 80, esto es una manera de confirmar la presión arterial que el médico la constatado en la consulta médica.Que daño conlleva la asociación de diabetes e hipertensión arterial?­La presencia de hipertensión arterial lleva a agravar to­dos los complicaciones de la diabetes, pero esencial­mente hoy tres que son patrimonio de esto asociación: la retinopatía (daño de los vasos sanguíneos de la reti­na), la nefropatía (afección en el riñón) y la altera-ción de la circulación periférica (irrigación de la sangre a los arcos torácico y pélvico, es decir a los brazos y piernas). La diabetes y la hipertensión son enfermedades cróni­cos con las que se puede convivir y tener una buena calidad de vida si se llevan adelante controles regula­res y se siguen los recomendaciones del médico.De qué manera se realiza el tratamiento en personas con diabetes e hipertensión?El tratamiento de la hipertensión en el paciente con diabetes conforma dos áreas, una que afecta o los cambios del estilo de vida y otra relativo o lo farmacológico. En cuanto o lo primero, lo principal y más importante es lo alimentación y el ejercicio físico. Los mé-dicos les decimos a los pacientes que descubrimos hipertensos que, al tener diabetes, lo único que necesitan en canto al cambio de la alimentación es disminuir la ingesta de sal. Además, lo recomendable es calcular el contenido de sodio de los alimentos en un número que no supere los 200 mg por día. Pero no solo hay que restringir el sodio de los alimentos, sino que también hay que tener cuidado con el agua y los líquidos.Hay regiones del país donde hay presencia de hipertensión porque el agua es rica en sodio, y eso influye en la aparición de la hipertensión. En relación al ejercicio físico, los médicos pretendemos que el paciente practique actividad aeróbica (como caminar, andar en bicicleta ó nadar) durante 20 minutos todos los dáis, y si no es posible, durante 30 ó 40 mi-nutos día por medio. Esto es fundamental para conseguir un descenso de la presión arterial, ya sea en una persona con diabetes, en una hipertensa ó en una con ambas patologías com-binadas. En cuanto a lo farmacológico, desde el punto de vista de la diabetes tipo 1 no hay que hacer ningún cambio importante, no hay razones para disminuir la insulina porque se es hipertenso. Los objetivos del tratamiento son, primero mantener regulados los valores glucémicos y mantener un peso razonables. Con respecto a los fármacos antidibéticos, ninguno de estos está contraindicado para la hipertensión arterial ni tiene competencia con el fármaco antihipertensivo.En cuanto a los fármacos antihipertensivos, existe un grupo como los diuréticos y los betabloqueantes que pueden tener alguna acción con respecto a la presión arterial, pero se ha demostrado fehacientemente que en dosis bajas son fármacos que no provocan ningu-na alteración en el metabolismo de  los hidratos de carbono.Qué medidas son importantes que el paciente tome para tener una buena calidad de vida?.            Lo ideal es primero el cumplimiento de las indicaciones que recibió por su diabetes, es decir que si es obeso hay que tratar la obesidad, y para eso hay que hacer dieta y activi-dad física, además de cumplir con las indicaciones alimentarias tratando de limitar la in-gesta de sodio, uno de los puntos más difíciles para los pacientes con diabetes e hiperten-sión. Después es importante continuar con el tratamiento antidiabético tratando de mante-ner estrictamente los valores glucémicos. Asimismo es necesario cumplir con las indicacio-nes del cardiólogo en cuanto al control de la hipertensión arterial; para eso hay que hacer visitas periódicas al médico y ver cómo se desarrolla la evolución a partir del cumplimien-to de las indicaciones que recibe.Ante el doble cuidado que el paciente debe tener con la diabetes e hipertensión, ¿es necesario que cuente con ayuda psicológica?.La contención psicológica influye notablemente en las dos enfermedades, y es fun-damental recibir el apoyo del médico especialista para que estas afec­ciones no influyan en áreas en las que necesitamos la colaboración del paciente. En un paciente con algu­na alte-ración psicológica o psiquiátrica es muy difícil mantener el tratamiento, y por eso la con-tención se vuelve tan importante.De qué manera se pueden apreciar las mejoras del tratamiento?            Si el paciente no sigue las indicaciones para tratar alguna de las dos patologáis, una estará bien controlada y la otra no, pero esto o se ve muy a menudo. El paciente que es consciente de de sus obligaciones, que ama vivir y que quiere tener una buena calidad de vida se controla tanto la presión arterial como la diabetes, y eso le va permitir vivir durante muchos años y mucho mejor que aquel que no hace los controles relativos a su diabetes e hipertensión. NUTRIECONOMIA. La era de los alimentos funcionales.Ricardo Weill. Danone Argentina.Ricardo Weill es ingeniero agrónomo, se inició en la empresa Luis Magnasco y Cía, que había sido pionera en la elaboración de quesos en la Argentina, y luego ingre­só en La Serenísima. Allí siguió su carrera hasta la alianza comercial en la produc­ción de quesos blancos, leches, postres y yogures con la empresa Danone, donde actualmente es director de Investigación y Desarrollo en la planta ubicada en la lo­calidad de Longhchamps.En muchos países desarrollados el au­mento de la población de adultos mayo­res provocó un creciente gasto público en salud por una mayor incidencia de enfermedades crónicas no transmisi­bles. Estas enfermedades respondían a factores genéticos y ambienta-les, dentro de los cuales se incluye el estilo de vida y los hábitos alimentarios. Por ejemplo, eso ocurría en Japón, según describe Weill en su presentación Desde la nutri­ción a la fun-cionalidad, lo que llevó al go­bierno de ese país a invertir en el desa­rrollo de alimentos funcionales, con un objetivo preventivo y para evitar así la necesidad de un tratamiento farmacoló­gico posterior.De que hablamos cuando nos referimos a alimentos funcionales?Todo alimento tiene una función, el con­cepto internacionalmente aceptado en estos momentos es aquel que define a los alimen­tos funcionales más allá de su composición nutricional y que aportan un beneficio a la salud. Su objetivo no es curar -ningún ali­mento lo hace-, sino disminuir el riesgo de alguna enfermedad o mantener en estado óptimo la salud del consumidor. Eso es lo que se entiende por alimentos funcionales. Puede ser un alimento enriquecido en cal­cio, como el yogur que ayuda a mejorar el bienestar intestinal o los productos con lac­tobacillus, o sea todos aquellos que buscan darle un beneficio específico al alimento.             Muchas veces se habla de otras posibili­dades de los alimentos pero desde la in­dustria y desde las autoridades sanitarias entendemos el concepto como una mejo­ra del estado de salud y no la dicotomía salud y enfermedad. Para esta dicotomia está el medi-camento claro, puro y duro.Como ha evolucionado este concepto en el tiempo?.            Fundamental el cambio más grande que se produjo es en la alta profesionaliza­ción en los equipos técnicos de las empresas. En ese sentido hubo un avance importante en todo lo que es tecnología, como una espe­cie de globalización en el concepto de salud. Cuando se comienza a hablar de alimentos y de mejora del estado de salud, en La Sere­nísima fuimos un poco los pioneros en 2004. Incluso en esa época también sale un informe de la Organi-zación de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que dice que las empresas juegan un papel fundamental en la salud y eso es algo que ya se había enten-dido en nuestro país y que veníamos llevándolo adelante sobre todo las empresas líderes. Y si vemos el concepto con el que se desarrollaba un producto hace 30 años a cómo se lo elabora hoy, la diferencia es notable.           Hay mucho más seguimiento, son mucho más sofisticadas las condiciones de produ-c­ción, evolucionó la calidad de la materia prima, y los niveles de calidad son iguales en cualquier parte del mundo. Se ha mejo­rado mucho sobre todo porque las autori­dades sani-tarias llevaron a la transparencia todo el proceso, se entendió que era mucho mejor auditar y trabajar en conjunto con la industria que esta tomando muestras para verificar que los pro-ductos estuvieran bien.Cuál es la situación de Argentina respecto al tema de los alimentos funcionales?La región evolucionó y Argentina tiene una tradición en la investigación de alimen­tos funcionales y fundamentalmente de las bacterias probióticas. Desde principios de los años 80 las empresas que estamos dentro del rubro lácteo apoyamos ese desarrollo y lanza-mos productos al mercado, y Argenti­na fue un gestor de todo este movimiento a través de centros de investigación propios. Cuando hablamos de la ventana de los mil días de un chico que no es aprovechada para nutrirlo bien, lo que decimos es que probablemente a los 45 o 50 años esa misma persona adulta pueda estar con algún pro­blema por no haber tenido una orientación correcta, que afecta incluso su capacidad in­telectual. Al respecto, es intere-sante leer el trabajo de Reynaldo Martorell realizado en el marco del Estudio Longitudinal de Orien­te del Incap, sobre el impacto, tanto a corto como largo plazo, de mejorar la nutri-ción durante las etapas críticas de la vida intrau­terina y los primeros tres años de vida. Las importantes mejoras alcanzadas en cuanto al capital humano y la productividad eco­nómica en la adultez se robustecen con la intervención nutricional realizada desde el embarazo.En que consiste la nutrieconomía?.La nutrieconomía es todo esto que está vin­culado a la relación costos-beneficios de los alimentos funcionales y de cómo impactan en la sociedad. O analizar la economía de la salud aplicada a la nutrición. Por ejem­plo, en el caso de las fracturas de caderas, se sabe que es una de las causas más comunes de internación y que el calcio es importante para dismi-nuir este tipo de lesiones. Pero nueve de cada diez mujeres no acceden a la cantidad de calcio que tendrían que consu­mir. Ahora bien, nosotros incorporamos cal­cio en determi-nados productos y eso tiene un costo, integrado en la dieta. ¿Cuánto van a disminuir las fracturas de acá a 20 años si las mujeres mejoran su masa ósea? La nu­trieconomía lo que se propone como objetivo es justamente hacer esa evaluación, porque hay que entender de dónde se gesta todo esto de los alimentos funcionales, si no es­taríamos viendo el final de la historia y no el principio.Como articular su trabajo con otros actores de la cadena?.-Nosotros tenemos un diálogo constante con las autoridades, intercambiamos opi­niones y adherimos a las campañas del Mi­nisterio de Salud como el de la reducción de sal. Para las empresas la salud del consumi­dor es clave, por eso tratamos de mantener la buena salud desde que son chicos y los tratamos de acompañar desde el primer alimen-to que toman. Eso es lo que intenta, por ejemplo, un programa de la Fundación Danone que es el de Nutrición al Cuadrado que se hace en colaboración con el Ministerio de Educación. En otra área que lleva el Instituto Danone, lo que se hace es favore­cer el intercambio entre los profesionales de la salud, cederles el ámbito para organizar workshops y puedan intercam-biar sus ideas, marcar las tendencias que se producen en el mundo, reflexionar y que todos estos traba­jos finalmente constituyan un documento de referencia para todo el cono sur.Cuando hablamos de la ventana de los mil días de un chico que no es aprovechadapara nutrido bien, lo que decimos es que probablemente a los 45 o 50 años esa misma persona adulta pueda estar con algún problema por no haber tenido una alimentación correcta".Que estrategías empelan para que este tipo de alimentos llegue a todos los sectores  sociales?.
           Todos estos conocimientos están disponi­bles para las autoridades públicas, que están tratando de implementarlos. Lo que pasa es que por ejemplo, este tema de la venta­na de los mil días empezó a tomar estado público desde que se formalizó la iniciativa "Nutrición 10 Hambre O", que reúne a inves­tigadores, productores, bancos de alimentos y agrupaciones que fueron despertando la conciencia de la sociedad. Para llevar ade­lante este tipo de programas se necesita tanto de la responsabilidad de las autoridades pú­blicas como también el compromiso de la so­ciedad, articulando los esfuerzos. Nosotros como empresa estamos participando desde la Fundación en Nutrición 10 Hambre O, y hay muchos esfuerzos que van en ese mismo sentido. Evidentemente hay sectores o lugares puntuales donde es difícil llegar pero en general creo que vamos por el buen camino.Es también una batallas cultural que hay que dar, no es cierto?.Todas las campañas buscan modificar o ins­talar una cuestión cultural. De hecho se habla más de los alimentos que hace 30 años atrás. La que se hace en función de generar un ma­yor consumo de frutas, los comedores esco­lares, los kioscos saludables en las escuelas, la campaña "Menos sal, más vida". Estamos transitando un camino distinto, el gran quie­bre fue con las nuevas tecnologías que brinda­ron mejoras en la elaboración de los produc­tos. Por ejemplo, ahora es más raro encontrar una leche o un yogur cortado, una botella de vino picado o latas de gaseosas hinchadas. Se mejoraron mucho los estándares de producción que son los mismos en cualquier parte del mundo. Este hecho de combinar el trabajo entre el INTA, el Centro de Nutrición Infantil de Argentina y el Instituto Danone es la expresión de otro tipo de responsabilidad social de la empresa. No solo nos preocupa lo que está sucediendo hoy con nuestros consu­midores sino también hacia dónde tenemos que seguir investigando para una mejor sa­lud de la población.  

 

Fecha de Publicación: 2013-03-04 04:55:16

ver todos los artículos de la categoría

 


FUEDIN | Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición