Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición

Presidente: Prof. Dr. Adolfo V. Zavala | Fundada en 1993

Antropología y Sociedad.

+info - [2014-03-07]

Se plantea como evolucionaron las especies, y el ser humano, estudiado por la antropología.

ANTROPOLOGIA Y SOCIEDADDra. Rosa González.La Antropología comprende el estudio de los seres humanos, desde una perspectiva biológica, social y humanística.La Antropología Física trata la evolución biológica y la adaptación fisiológica de los seres humanos, mientras que la Antropología Social, la forma en que las personas viven en sociedad, las formas de evolución de su lengua, cultura y costumbres.En sí, la Antropología es fundamentalmente multicultural y se centra en el estudio de las culturas a través del “ trabajo de campo” involucrados en las costumbres y tradiciones de la sociedad a estudiar.Desde tiempos remotos, viajeros, e historiadores estudiaron y escribieron sobre cul-turas de los pueblos lejanos, referidas por los informantes y al igual que los antropólogos modernos, refirieron las diferencias existentes entre ellas, en el aspecto familiar y las prácti-cas religiosas. Más tarde, el historiador romano Tácito en su libro Germania , se refirió a las costumbres y la distribución geográfica de estos pueblos.En el siglo XIII, Marco Polo viajo a través de China y otras zonas de Asia, apor-tando con sus conocimientos, la cultura sobre los pueblos y costumbres del Lejano Oriente.Durante el siglo XV, se exploraron nuevos campos de conocimiento, debido al descubri-miento de los exploradores, las culturas del Nuevo Mundo, África, el sur de Asia y Los Ma-res del Sur, que llevó a la introducción de la historia cultural y biológica de la humanidad.            Ya en el siglo XVIII, los estudiosos de la ilustración francesa, como Anne Robert Jacques Turgot expusieron sus teorías sobre la evolución y el desarrollo de la civilización humana desde sus comienzos, a través del relato bíblico de la creación y de los dogmas teológicos que afirmaban que determinadas culturas y pueblos no eran de origen divino sino primitivo.El hallazgo de un fósil en Neandertal (Alemania) en 1856 y los restos del hombre de Java (Homo erectus) señalaban el larguísimo proceso de evolución del hombre. En la abadía Boucher de Perthes, descubrieron diversos utensilios de piedra que afirmaron que el proceso evolutivo de la prehistoria, databa de miles de años anteriores y así, la arqueolo-gía se convirtió en una compañera inseparable de la historia.En EEUU Henry Morgan investigó en profundidad la organización social de la So-ciedad primitiva (1877), a través de una teoría general de la evolución cultural como pro-gresión gradual de animales y plantas y la civilización del hombre por la religión, iniciada con la invención del británico Edward Burnett Tylor, quienes resaltaron la racionalidad de las culturas humanas argumentando que la cultura humana evoluciona hacia formas más complejas y desarrolladas.A mediados del siglo XIX se crearon importantes fundaciones de arqueología cien-tífica en Copenhague, hallando en las excavaciones herramientas de la edad de piedra, la edad de bronce y la edad de hierro. Malinowski fue el fundador de la escuela, afirmando que las organizaciones humanas debían ser examinadas en su cultura a través de la convi-viencia con los pueblos objeto de su estudio, en este caso con los habitantes de las Islas Trobriand, cuyas lenguas y cultura aprendió.La Antropología aplicada se inició en el siglo XIX, con organizaciones como la Sociedad Protectora de los Aborígenes en 1938, que procuró despertar en Europa una con-ciencia contraria al tráfico de indígenas americanos y australianos.La Antropología Física se ocupa principalmente de la “evolución del hombre,” la” biología humana” y el estudio de otros trabajos utilizados en las ciencias naturales, con el objetivo de reconstruir la línea evolutiva del hombre.Louis Seymour Bazett Leakey, su esposa Mary Douglas Leakey y su hijo Richard Erskine Leakey, hallaron referencia en el Äfrica oriental sobre la evolución biológica de los seres humanos en el sentido de que el género Homo coexistió con las formas evolucionadas del hombre simio conocida como Australopitecinos hace más de 4 millones de años, repre-sentados por un fósil etíope, el Australopithecusafarensis que tiene una antigüedad entre 3 y 3.7 millones de años, de acuerdo a uno de los fósiles encontrados. Estos antiguos antece-sores del hombre tenían las extremidades inferiores y el cuerpo adaptados para la bipedesta-ción., dejando sus manos libres para manipular distintos utensilios, datos confirmados con posterioridad, con una capacidad craneana reducida y marcada diferencia de estatura entre ellos.Algunos utensilios de piedra sin tallar, hallados con fósiles de Homo en yacimientos del este de África, demostraron que ya eran capaces de fabricar herramientas, marcando el aparente éxito evolutivo del australopitecino vegetariano, considerado el antecesor moder-no de los seres humanos , tipo Homo habilis, relacionado con su dieta alimentaria, la dispo-sición de sus dientes y la utilización de ciertas herramientas.A medida que han ido aumentando los descubrimientos de fósiles homínidos en África, aparecieron los fósiles de Homo Habilis de unos 91 cm de estatura y capacidad craneana superior. Este protohumano mayor fue el Homo erectus, se extendió desde aproxi-madamente un millón de años y desarrolló una gama más completa de herramientas .Los restos más conocidos del Homo erectus son el célebre hombre de Java, conoci-do como el famoso hombre de Pekín, cuyos fósiles, tienen una capacidad craneana superior, hallados en Europa y en África, junto a numerosos utensillos de piedra y otras herramientas de cazadores –recolectores. En Zhoukoudian, los arqueólogos se encontraron con el testi-monio del hombre y algunos indicios de canibalismo.Hay antropólogos que consideran como antepasados directos del hombre a los Neandertal y opinan que solo son una ramificación del Homo sapiens que se extinguió hace decenas de miles de años, porque estos cazadores-recolectores estaban extendidos por gran parte de Europa, eran de constitución robusta y cejas espesas con una capacidad craneana de unos 1.500 cm3, mayor que la de los seres humanos actuales, aunque se encontraron fósiles intermedios en la categoría de sapiens-sapiens, como prueba del cruce de los Neandertal con los antepasados directos del Homo sapiens.            Otra de las ramas importantes de la antropología física, constituye el estudio de los pueblos contemporáneos, donde gran parte de los estudios y discusiones se centraron en la identificación, número y características de estos hombres, con técnicas más perfeccionadas para medir color de la piel y de los ojos, textura del cabello y demás variables, haciendo que la clasificación de las razas se hiciera más compleja. Todos los seres humanos actuales con Homo sapiens sapiens. Los rasgos genéticos han variado con la geografía, aunque la herencia genética produce una gama de variedades, tipo y combinaciones intermedias.Luego que los antropólogos biológicos centraran su atención en los complejos pa-trones de la genética humana, se relacionaron las adaptaciones genéticas y no genéticas fisiológicas y culturales, en relación con la enfermedad. Los médicos y antropólogos espe-cialistas en nutrición combinaron los datos genéticos con datos culturales y sociales para estudiar enfermedades como la hipertensión y la diabetes o aquellas que cursan con dife-rentes condiciones de alimentación y salud.Un médico estadounidense, Daniel Carleton Gajdusek adquirió especial renombre al estudiar una enfermedad debilitante con temblores que solo existe entre pueblos aislados de las montañas de Nueva Guinea, transmitido a través de la antropofagia.Como los seres humanos, son primates emparentados genéticamente con otros si-mios y monos, el estudio de los hábitos alimenticios y otras cualidades de los mandriles, chimpancés, gorilas y primates, fueron esenciales en antropología, en la observación de chimpancés lanzando piedritas o papel disecado comunicándose tanto vocal como física-mente, facilitando la comprensión del pasado remoto del hombre.Gran parte de la investigación antropológica se basa en “trabajos de campo” lle-vados a cabo con diferentes culturas, orientados a registrar cada uno de los diferentes estilos de vida, antes de que determinadas culturas, experimentaran la influencia de los procesos de modernización y occidentalización. Los “trabajos de campo” abarcaron la organización social, la religión, la vestimenta, la cultura material, el lenguaje y demás aspectos de las diversas culturas por etnografía con un análisis comparativo de estas des-cripciones, que persigue generalizaciones más dinámicas y los principios universales, como objeto de estudio.Durante la segunda mitad del siglo XX, la etnología que hoy se conoce como antro-pología cultural comenzó con la antropología social, desarrollada por británicos y franceses y del estudio de los sistemas sociales o del análisis comparativo de las culturas, relaciona-das entre sí, como parentesco y organización social. Uno de los descubrimientos importan-tes de la antropología del siglo XIX ha sido la organización social en todas las sociedades, como grupos, clanes y linajes, donde el desarrollo del comercio y de la urbanización se ha-llan organizados como grupos de filiación patrilineal y si son por línea femenina, pertene-cen a sociedades matrilineales que predominaron en Licia, en Asia Menor.La organización de parentesco bilateral predomina entre los cazadores-recolectores de los pueblos san en el Sur de África ó los inuit de las regiones ártica y subártica, pigmeos y aborígenes australianos, en poblaciones de 30 a 100 individuos, relacionados por paren-tesco y asociados a un territorio concreto. Sus relaciones de parentesco, ideas religiosas, no solo ilustran las raíces culturales de la humanidad moderna, sino que se presentan a escala reducida, demostrando las adaptaciones que son necesarias en zonas inhóspitas.Los sistemas sociales y económicos de mayor complejidad no surgieron hasta que no se presentaron las condiciones propicias para que las primeras sociedades se asienten en comunidades estables y permanentes durante todo el año.La transición neolítica , es decir los inicios de la aclimatación de los recursos ali-menticios, se produjo en Asia oriental hace unos 12.000 años, según pruebas arqueológicas recientes. Con los grandes asentamientos permanentes, surgieron las organizaciones socio-políticas que entrelazaban a diferentes grupos, que comprendían grupos de individuos pro-cedentes de comunidades aisladas, unidos en la celebración de intercambios de alimentos y en los rasgos culturales. Los orígenes de las naciones –estado estuvieron rodeados de controversias. En el Oriente próximo aparecieron cuando el aumento de la población provoco una mayor de-manda de alimentos motivando la expansión de sistemas militares que protegieran dichos recursos. En Tombuctú, en la ruta sahariana de la sal favoreció la centralización militar y administrativa.Los estudios etnológicos y arqueológicos apoyan la tesis de que los estados o reinos nacieron de forma ligeramente diferentes, con iguales esquemas de desarrollo, con una tendencia universal a agregar regiones vecinas para explotarlas económicamente. En las primeras civilizaciones en el Oriente próximo, Egipto, el norte de India,, el sureste de Asia, China, en las fortificaciones militares, por los general acompañadas de templos y rituales religiosos que manifestaban la estratificación social con una reducida minoría militar-religiosa y una gran población subordinada.Los sistemas religiosos de las sociedades de cazadores-recolectores pueden ser muy complejos, en relación con la naturaleza y el comportamiento de los espíritus y los dioses. Estas sociedades pequeñas, eran igualitarias, para mantener una clase sacerdotal. Mientras que todos los grupos humanos, grandes o pequeños tenían en su evolución algún tipo de especialización similar a los chamanes o curanderos, hombres o mujeres, con un contacto directo con los seres sobrenaturales y que reciben poderes para solucionar problemas, como única persona con un papel religioso especializado en este tipo de sociedades. En las sociedades pequeñas que practican la agricultura, los sistemas religiosos co-munales implican funciones complejas y con frecuencia se produce una rotación de las responsabilidades sacerdotales. Cuando los grupos principales de la solidaridad social, las ceremonias religiosas tienen como centro la familia y el parentesco.El auge de los sistemas sociales centralizados con un sistema de clases estratificado, casi siempre acompañado de temas religiosos, que implicaban la existencia de sacerdotes dedicados únicamente a las funciones religiosas, para legislar tanto en el plano moral como político.Las pruebas arqueológicas de las primeras ciudades-estado, corroboran los estrechos vínculos que existían entre comerciantes y políticos, poniendo de relieve el aspecto conservador de la religión.Los esquemas de evolucionismo cultural propuestos durante el siglo XIX han sido objeto de planteamientos desde datos arqueológicos y etnológicos.Existen dos posturas radicalmente diferentes para explicar la evolución cultural. Los evolucionistas del siglo pasado se alinean en sociedades con procesos muy similares de desarrollo cultural, debido a la unidad psíquica fundamental con tendencia a la estratifi-cación social, mientras que la postura contraria encuentra la clave en las condiciones materiales de vida, en las fuentes de energía que representan los grupos humanos que resaltan las influencias ambientales en el desarrollo de sistemas de cultura con caracte-rísticas geográficas y climáticas.Los métodos de investigación en antropología son muy variados de acuerdo al tema de estudio. En la investigación arqueológica es fundamental establecer esquemas cronoló-gicos a partir de restos fósiles que descubren en sus excavaciones.Entre los modernos métodos arqueológicos, la técnica del carbono radiactivo, tal vez sea la más utilizada y se basa en que las plantas y los animales vivos contienen propor-ciones fijas de una variedad radiactiva del carbono 14 que se va degradando a ritmo cons-tante hasta convertirse en carbono no radiactivo. La medición de los restos del radiocarbono en madera, algodón y otras sustancias, permite determinar con bastante precisión edades de hasta 60.000 y 70.000 años.La edad de los antiguos yacimientos fósiles en África oriental que datan de hace varios millones de años se hace a través del método del potasio-argón, radiactivo, potasio40 que se degrada, con enorme aproximación.Las secuencias temporales de los restos arqueológicos se determinan aún en forma primaria mediante estratigrafía, depósito secuencial de sustancias terrestres orgánicas y de restos de actividad humana, para descubrir fases previas de cualquier asentamiento huma-no, con análisis del suelo, estudios geológicos, de restos animales y vegetales, así como la laboriosa tarea de almacenamiento y demás construcciones.En la investigación social y cultural, ella se ampara en la idea fundamental dentro del seno de una comunidad o sistema social. El antropólogo se introduce primero en la vida de la comunidad, en observaciones cotidianas, que forma parte del trabajo de campo y que abarca aprender la lengua local a partir de entrevistas en profundidad con los informantes para cruzarlos con otros datos del antropólogo.Aunque la investigación de las distintas sociedades y pueblos exige hoy otras herra-mientas metodológicas (muestreo) se utilizan de forma rutinaria para la obtención de una información, por ej., el consumo de alimentos y recursos económicos, los movimientos mi-gratorios laborales, el tiempo libre y otros aspectos como las transacciones en el mercado, las horas de trabajo, la captura de peces, de animales de caza, con metodología de acuerdo a pautas culturales regionales.La antropología moderna se está convirtiendo en una ciencia aplicada como la sani-dad, la educación, con protección del entorno y el desarrollo urbano .En la actualidad son muchos los antropólogos que se desempeñan en empresas de investigación, grupos inde-pendientes, organizaciones indigenistas y agencias sanitarias, en proyectos educativos, sanitarios o programas de desarrollo agrícola de investigación en equipo, abriendo nuevos caminos en la teoría social y biocultural.BibliografíaAugé Marc- Hacia una antropología de los mundos contemporáneos: Barcelona Editorial Gedisa 1995Boaz , Franz- Cuestiones fundamentales de antropología cultural, Barcelona. Círculo de lectores, 1990Caro Baroja, Julio- Reflexiones nuevas sobre viejos temas. Madrid. Ediciones Istmo 1990- Conjunto de ensayos desde la perspectiva particular de Caro Baroja.Carrithers, Michael- Porque los humanos tenemos culturas? Una aproximación a la antropología y la diversidad-1995. Ensayo sobre la diversidad cultural, con análisis sobre temas esenciales de la antropología cultural.Espina Barrio, Angel-Manual de antropología cultural. Salamanca. Amaru Ediciones, 1992. Geertz, Clifford_ La interpretación de las culturas. Barcelona. Editorial Gedisa, 1995Harris Marvin. Introducción a la antropología general. Madrid Alianza Editorial 5ª Edición 1996.

 

Fecha de Publicación: 2014-03-07 16:37:57

ver todos los artículos de la categoría

 


FUEDIN | Fundación Escuela para la formación y actualización en Diabetes y Nutrición